Cada vez hay menos lectores entre nuestros alumnos y ésto es una cuestión que está trayendo de cabeza a muchas familias. Y la verdad que si el niño o niña en cuestión no es lectora, no es tarea fácil engacharle a la lectura

Todos sabemos la importancia que tiene leer en niños y adolescentes; que si mejora la comprensión lectora, que si enriquece el vocabulario, que si abre la mente a la imaginación…

Pero también sabemos que hay personas a las que les encanta leer y otras que no cogen un libro ni para calzar una mesa coja.

Y ésto, ¿a qué se debe? 

Principalmente  al cambio en las estructuras cognitivas que están sufriendo las nuevas generaciones.

Sus cerebros están cambiando y evolucionando para adaptarse al mundo digital en el que se ven inmersos.

Se están reestructurando de manera que aumenta la capacidad de multitarea, pero a cambio disminuye la capacidad de concentración.

De esta forma, para estos alumnos leerse un libro de 90 páginas es tan pesado y aburrido como para nosotros leernos El Quijote en castellano antiguo

Sabiendo ésto, ¿cómo podemos fomentar la lectura?

En primer lugar, cambiando nuestra forma de pensar

La capacidad de concentración, como muchas otras, se puede entrenar y desarrollar. Así pues, lo importante es que lean. Da igual si es un libro, un tebeo, una revista o el bote de champú. ¡Ya iremos avanzando en esto! 

Teniendo en cuenta lo anterior, lo primero que recomendamos siempre es que os deis una vuelta por una librería (o varias). Hay muchas revistas infantiles y juveniles de videojuegos, naturaleza, animales, Star Wars, etc. También podemos encontrar tebeos, cómics y mangas, mucho más ligero de leer que una novela clásica. En este apartado no suelen fallar los cásicos; Zipi y Zape, Mortadelo y Filemón, Dragon Ball, One Piece…

No tengais prisa, no os desesperéis. Es posible que algo llame su atención y os pida que se lo compréis

En este punto es muy importante que respetéis sus gustos. Recuerda que no es tan importante el contenido como el hecho de que empiece a leer. ¡No juzgues su elección!

Otro consejo que suele funcionar muy bien es el ejemplo y la imitación. Mas bien la envidia. Si te ve llorando de la risa con un libro de Manolito Gafotas te aseguro que tarde o temprano querrá leérselo 

Leed juntos. Vuestros hijos quieren compartir tiempo con vosotros . Podéis hacer una lectura compartida; “una página tú y otra yo ¿!ué te parece?”

Y ya por finalizar. No descartéis los videojuegos ni las preguntas subtituladas. No son el mal hecho máquina. Con un uso responsable se pueden conseguir muchas cosas.

Además de haber algunos específicos para fomentar la lectura, date cuenta que que muchos requieren leer muy bien la historia y las instrucciones para poder jugar; Animal Crossing, Zelda, Pokemon

Recuerda que siempre el mejor punto de partida es recordar qué te enganchó a ti

¿Nos los cuentas?